Saltar al contenido
Broker De Forex

Comprar Acciones de Forma Fácil en Internet

Si has llegado a Como Comprar Acciones, es evidente que estás interesado en invertir en Bolsa, sobre todo en renta variable, que es de lo que trata el Blog.
La renta variable, es la forma de inversión más rentable a lo largo del tiempo, es un hecho demostrable.
Comprar acciones para invertir, es mucho más rentable en periodos largos de tiempo, que invertir en oro, invertir en el dólar u otras divisas, incluso mucho más rentable que invertir en vivienda. Además tenemos una ventaja de la liquidez de los activos sobre los que se invierte, algo de lo que no puede presumir el sector inmobiliario.
Esa liquidez es su talón de Aquiles, y una de las razones por las que se asocia la inversión en bolsa con una inversión de riesgo, y no con una inversión en valor.
Hay una falsa impresión que la inversión en renta variable es totalmente especulativa, y no creadora de valor, como pueda ser la inversión en vivienda, pero es totalmente absurdo.
Habría que poner en una balanza y decidir quien es capaz de crear más valor, si el sector inmobiliario, u otro tipo de empresas, ya que cuando compramos acciones, estamos comprando un pequeño trozo de una empresa.

como comprar acciones

Cuando compro acciones, me convierto en accionista

En el momento que decides comprar acciones de una determinada empresa, te estás convirtiendo en propietario de la empresa, en la proporción correspondiente.
Imagina por un momento, que las acciones de una empresa fueran 100. Si tu compras 10 acciones, serías propietario de un 10% de esa empresa.
Si compramos un 10% de Telefónica, seríamos un accionista de referencia. Hay que pensar que la familia Botin posee aproximadamente un 2,5% del Banco Santander, y parece que son los dueños únicos e indiscutibles.
Cuando adquirimos acciones de una empresa, automáticamente estamos adquiriendo unos derechos y unas obligaciones. La obligación es de pagar las acciones que compramos, pero como lo hacemos en el mercado secundario (la bolsa), el precio es desembolsado en su totalidad en la propia compra.
Los derechos que adquirimos son de dos tipos, económicos y políticos. Los derechos políticos nos dan la posibilidad de acudir a las juntas de accionistas, y decidir sobre la marcha del negocio. Mientras que los derechos económicos, nos permiten participar de los beneficios de la empresa. Normalmente es a través del reparto de dividendos.
Hay otra serie de derechos económicos, que son menos conocidos, pero que de vez en cuando podemos tener la opción de utilizar.
En algunas ocasiones, las empresas realizan ampliaciones de capital. Los socios suelen tener derecho de suscripción preferente, o sea que tienes derecho a comprar las nuevas acciones antes que otro. Por último existe un derecho económico, al que sería mejor no tener que acudir, que es el derecho a la cuota de liquidación. La cuota de liquidación, es la parte de dinero que queda cuando una sociedad se liquida, y normalmente es por problemas económicos, o sea que podría darse el caso de perder mucho dinero.

Como comprar acciones, ¿Que necesito? ¿Donde las puedo comprar?

Las acciones se compran en lo que se llaman mercados secundarios o bolsas. Son mercados organizados y dependientes de distintos organismos, que a su vez dependen de los gobiernos.
En España, el regulador es la CNMV (Comisión del Mercadod de Valores) y depende también del Ministrerio de Economía y Hacienda, en el Reino Unido es la FSA (Financial Services Authority), en Francia es la AMF (Autorité des marchés financiers), y así en todos los países.
No podemos comprar acciones directamente a las empresas, necesitamos acudir a las bolsas a comprarlas, pero tampoco tenemos la posibilidad de acceder directamente a una bolsa de valores y decir, ¡¡Oiga!! Que quiero comprar acciones de Telefónica.
Entonces ¿Como comprar acciones? Pues como no podemos acceder directamente al mercado, necesitamos de un intermediario. Estos intermediarios son los Brokers, y por su mediación, entre nosotros y otros accionistas dispuestos a vender, se llevan una comisión.
Pero no es la única comisión, también existen otras comisiones, que se llevan los mercados regulados, por su servicio. Son los cánones de bolsa.

Elegir un Broker para comprar acciones

Aunque la mayoría de los Brokers a los que vamos a tener acceso, son Brokers “regulados” (están vigilados y supervisados por los organismos reguladores, CNMV…), es muy importante que nos fijemos en que así lo sean.
Si te diriges a los Brokers habituales, Broker Naranja, Renta 4, Broker Bankinter, etc, son Brokers regulados.
Los Brokers pueden estar regulados en España, o sólo tener autorización para ejercer, como empresa de Inversiones extranjera. Esto ocurre con Brokers que no son foráneos, como DeGiro, que es un Broker con sede en Holanda, y que está autorizado a funcionar como tal en España.
Hay otra cuestión que debemos que valorar al seleccionar con que Broker trabajar. En España, tenemos un fondo de compensación, el FOGAIN, que es una especie de seguro para casos de insolvencia.
Si un Broker adscrito al FOGAIN quiebra, los clientes del Broker tienen asegurados hasta 100.000 euros por titular y cuenta, exactamente igual que ocurre con el dinero depositado en cualquier Banco. Esta garantía afecta sólo al dinero, y no a los valores, que se suponen están a nombre de los clientes (aunque están en los registros del Broker), y no tienen el riesgo de perderse.
En otros países, esa garantía no es la misma. En Holanda, el fondo de garantía cubre hasta 20.000 euros, en Chipre también, etc.

Tipos de órdenes para comprar acciones

Para comprar acciones, tenemos que abrir una cuenta con un Broker. Esta cuenta se llama de valores, y necesitamos ingresar dinero para realizar nuestras primeras compras de acciones.
Seguramente, te parezca un poco complicado al principio, incluso tengas miedo de equivocarte, pero es algo normal.
La mayoría de las compras de acciones se hacen por Internet, todos los Brokers tienen servicio online. Esta forma de proceder es más económica.
Si tenemos dudas, muchos Brokers nos permiten que les llamemos y ellos pondrán nuestra orden de compra, pero en algunos casos esa comisión por compra será mayor.
Aunque si queremos ser un inversor independiente, tendremos que aprender la “jerga de la bolsa” y además tener la capacidad de poner nuestras propias “órdenes de compra”.
1. A mercado. Cuando ponemos una orden de compra de acciones a mercado, le estamos diciendo a nuestro Broker que nos compre al precio de oferta que haya en ese momento.
Quizás es la peor forma de poner una orden, por que no controlamos el precio al que se ejecutará, pero tendremos la ventaja de saber que se van a comprar si o si.

2. Limitada. En esta orden, nosotros ponemos el precio al que deseamos que se ejecute la compra. Esa es su mayor virtud, aunque si estamos comprando acciones con poco volumen de contratación, nos podemos encontrar con el problema de comprar sólo una parte, por no hablar de que a lo mejor el precio que hemos puesto, no se llega a tocar en ningún momento.
3. Por lo mejor. Es una orden igual que “a mercado”, pero se supone que el Broker va a intentar comprar al mejor precio posible. En la práctica no hay grandes diferencias, excepto que al ser una orden al mejor precio posible, podría ser que no hubiera contrapartida y no se ejecutara en su totalidad…realmente esto no ocurre.
Otras órdenes menos habituales: 
4. Con fecha de vencimiento. Las órdenes con fecha de vencimiento, son órdenes limitadas en precio y en tiempo.
Un ejemplo, quiero comprar acciones de Telefónica a 9 euros, y la orden estará vigente durante los próximos 30 días. Si el precio llega a esa zona, dentro de ese tiempo, se ejecutará, pero al llegar al periodo de validez establecido, si la orden no se ha ejecutado, se anula.
5. Volumen mínimo. Otro tipo de orden condicionada. En este caso queremos comprar un valor, pero exigimos que se ejecute una determinada cantidad de valores, y si no se llega a esa cantidad, preferimos que no se ejecute de forma parcial.
Esta orden está indicada para valores con poca capitalización y volumen.
6. Todo o nada. Al igual que la anterior, pero exigimos que la orden se ejecute por el total de acciones que hemos solicitado.
Si no hay contrapartida, preferimos que no se ejecute.
7. Ejecutar o anular. Con esta condición, pedimos al Broker que se ejecuten los títulos sobre los que haya contrapartida, sin dejar pendiente el resto si no se ejecuta por la totalidad.
En las órdenes limitadas, si tu pides comprar 100 acciones, y se compran sólo 50, en el Broker queda pendiente la orden por las otras 50 hasta que se cierre la sesión.
Aquí le pedimos que se ejecute por la cantidad de títulos que exista en contrapartida.
8. Volumen oculto. No te preocupes, no creo que encuentres este tipo de órdenes en tu Broker.
Está pensado para mover una gran cantidad de títulos, pero sin dejar que se vea el líbro de órdenes. Si alguien sabe que queremos comprar o vender un número importante de títulos, podemos correr el riesgo de mover involuntariamente el mercado, para eso se creó esta orden.
Espero que esta introducción haya sido de tu interés y también deseo que disfrutes navegando por el Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *